0601_deseosyprocesos

Hola a todos!

Con el post de hoy queremos volver a poner sobre el tapete aquellos deseos que hicimos a fin del 2015. Porque faltando pocos días para llegar a la mitad del año, es un buen momento para retomar aquellos que quedaron sólo en el plano de los deseos y todavía no los convertimos en acciones. Pensando en el plano laboral, desde Glimar queremos dejarles tres premisas que creemos son fundamentales para concretar esos deseos.

      1. Pensar los deseos como procesos: Así como no podemos teletransportarnos cuando estamos en un lugar y quisiéramos estar en otro, o como no podemos cambiar ciertas cosas por arte de magia, el primer paso frente a un deseo de cambio laboral es repensar ese deseo como la instancia final de un proceso a lo largo del tiempo que nos permite llegar a donde quisiéramos estar.
      2. Pensar los procesos como secuencias de acciones: La definición de proceso dice que es la sucesión de actos o acciones realizados con cierto orden, que se dirigen a un punto o finalidad determinada. Desde Glimar tratamos de desmenuzar los procesos en pequeñas instancias que debemos ir atravesando, ya que es un ejercicio mucho más fácil que intentar visualizar un ideal que vemos demasiado lejano.
      3. Pensar las acciones como experiencias: La ventaja principal de atravesar un proceso de cambio laboral, con todas las instancias que esto implica, es que con cada pequeña acción que cumplimos sumamos confianza, llegamos al próximo escalón con el aprendizaje de los anteriores, fortalecidos y seguramente más seguros de hacia dónde nos dirigimos. Un proceso implica esfuerzo, claro. Pero también nos permite aprender, capitalizar ese aprendizaje y caminar con paso más firme.

En definitiva, visualizar nuestros deseos como la instancia final de un proceso nos permite dejar de esperar el “golpe de suerte” o “el empujón” que viene desde afuera. Y a partir de ese momento empezamos a asumir la responsabilidad de crear nuestro propio camino en pos de esos deseos. Ese es el primer paso para ir tras ellos.

¡Hasta la próxima!