0621_origamizate-35.png

¡Hola a todos!

Hoy queremos contarles la historia de una amiga de la casa, que llegó a Glimar con la idea de dejar atrás años y años de empresa para dejar salir su alma de artista. La protagonista de esta historia se llama Danisa, quien se define como “origamista, artista, alma inquieta y buscadora de la belleza del crear y sentirse bien”, facetas que pudo mostrarle al mundo a través de Origamizate.

Durante muchos años la historia laboral de nuestra protagonista se dividió en dos: por un lado, su trabajo fijo vinculado a la emergencia sanitaria y por otro, Origamizate, su proyecto personal desde el cual Danisa nos invita a tomar una hoja de papel y vincularnos con el hacer.

Origamizate ya tenía 5 años en marcha, mucho historial de talleres para grandes y chicos, ambientaciones realizadas, un buen posicionamiento de marca y reconocimiento en prensa, sólo faltaba lo más importante: que su creadora pueda entregarse al 100% y así hacerlo crecer. Para Danisa este paso no fue nada fácil: “El cambio fue todo un tránsito de adentro hacia afuera, de mucha negación sobre lo que me sucedía. A pesar de contar con el apoyo de todo mi entorno familiar yo fui la parte más difícil de este proceso, atreverme a saltar desde el lugar consciente no me era tarea fácil.”

Como todas las transiciones laborales, la historia de Danisa tiene un click: “Al volver de las vacaciones no pude reincorporarme al trabajo en relación de dependencia, el segundo día camino al trabajo de pronto me bajé del auto con la excusa de un olvido y al entrar a casa me largue a llorar sabiendo que ya no podía volver. No sentí tener opción, ya todo estaba claro.”

Estaba todo dado: la certeza de que ese rumbo laboral no era el adecuado, un proyecto propio que ya estaba dando frutos y el apoyo de su entorno familiar y de sus amigos. Con este panorama Danisa llegó a Glimar, para terminar de fortalecerse, planificar y finalmente llevar adelante el cambio.

Cuando le preguntamos sobre los motores para dar el salto, Danisa nos cuenta: “Me inspiró ver que la esencia que nació en Origamizate seguía presente, algo del intercambio con el otro, los buenos sentimientos, la sonrisa y el bienestar que despierta el descubrir que podemos.”

Hoy Danisa está 100% enfocada en Origamizate y cuando le pedimos un consejo para quien está por empezar ella nos dice “que se atrevan, que el cambio se puede planificar y llevar a delante, no importa cuanto tiempo nos lleve, realmente vale empezar.”

¡Gracias Danisa por sumar tu proyecto a las historias que pasaron por Glimar! Los invitamos a todos a descubrir sus creaciones:

http://origamizate.blogspot.com.ar/

www.facebook.com/Origamizate

origamizate@gmail.com