1024_valientes

“Para emprender un proyecto hay que ser valiente”, es una frase repetida entre quienes empiezan a buscar o quieren hacer un cambio, en el plano laboral o en cualquier otro.

Pero, ¿qué significa ser valientes? En Glimar no hablamos de hazañas heroicas, ni de epopeyas que sólo algunos elegidos pueden concretar; sino que pensamos la valentía desde la determinación para alcanzar algo, para ir detrás de una meta. Porque en el camino de emprender un proyecto personal, nos encontramos frente a muchas instancias en las que tenemos que ser valientes:

  • Ser valientes para escucharnos: lograr una carrera laboral que nos haga felices implica autoconocimiento, repensarnos en el plano de nuestros deseos y de nuestras habilidades. Y ese recorrido también implica aceptarse, asumir responsabilidades y tomar las riendas de nuestras decisiones.
  • Ser valientes para elegir: En la elección siempre hay renuncia. En el plano laboral, un cambio implica soltar lugares confortables y muchas veces dejar de lado ciertos beneficios. Ser conscientes de nuestros deseos nos ayuda a desprendernos con mayor facilidad de aquello que nos aleja del lugar hacia donde queremos ir.
  • Ser valientes para avanzar: Porque una vez que tomamos consciencia de lo que nos falta ya no podemos hacernos los distraídos, debemos asumir la responsabilidad de ir por ello y empezar a trabajar en pos de nuestro objetivo.

En definitiva, en Glimar creemos plenamente que ser felices con nuestro trabajo no es  sólo para personas fuera de serie. Porque es verdad que se necesita algo de valentía; pero dar pasitos cortos con una meta clara es de valientes, organizarse antes de avanzar es de valientes, no saltar al vacío y diseñar un plan de acción es de valientes. Porque a la hora de emprender no es más valiente el que se tira a la pileta que el que asume la responsabilidad, se mueve, indaga y planifica para reducir la incertidumbre y caminar con paso más firme.

¡Hasta la próxima!