1126_aloha-38

¡Hola a todos!

La historia de hoy viene directamente desde la provincia de Tucumán, donde Natalia, después de una larga búsqueda para descubrir su pasión, decidió abrir las puertas de Aloha tienda & café, un espacio donde se puede probar la mejor gastronomía y disfrutar de una tienda de objetos únicos de bazar y decoración especialmente seleccionados por ella.

Natalia solía dedicarse a la abogacía y al corretaje inmobiliario, trabajó en una consultora laboral de la familia durante varios años. Y realmente lo disfrutaba; incluso al día de hoy valora mucho la experiencia de haber elegido el derecho como carrera.

Pero Natalia es de esas personas que necesita moverse desde la pasión, por lo que empezó a exigirle algo más a su trabajo. Así fue que cada día que pasaba sentía y sabía que no era su lugar y esto dio lugar a la búsqueda de un nuevo camino. Natalia todavía no tenía muy claro hacia dónde seguiría su camino laboral, y en medio de esa búsqueda fue mamá. Según ella, la maternidad le trajo la fuerza que necesitaba para dar los primeros pasos en un nuevo camino.

“Y en mi búsqueda apareció Claudina, quien me ayudó a descubrir mi verdadera pasión, qué era lo que yo realmente disfrutaba haciendo y me hacía feliz . El camino que recorrí con ella me dio seguridad, tranquilidad y certeza de que iba por el camino correcto dando pasos firmes”, nos cuenta Natalia.

Hoy Natalia es el alma y la cabeza de Aloha, donde tiene a su cargo desde el diseño de la carta del bar, la selección de todos los productos de pastelería hasta la curaduría de los objetos para la tienda. Su premisa es siempre buscar ideas nuevas que aporten cosas lindas y ricas para su espacio y para todos los que pasan por él.

A la hora de hablar de pérdidas y ganancias en esta transición laboral, Natalia nos cuenta: “Siento que con este cambio gane mucho! Es difícil explicar o enumerar qué gané, simplemente disfruto día a día mi trabajo y ya no sufro porque llega el lunes. Es más, no veo la hora de que llegue para seguir avanzando! Perdí el miedo y la sensación de incertidumbre que me generaba el hecho de no saber qué pasaría con el cambio de vida. Hoy soy una mujer, mamá y esposa más feliz.”

Para terminar, Natalia nos invita a todos a pasar por esa búsqueda, a animarnos al cambio, porque el aprendizaje siempre es positivo: “Yo aprendí que no hay que conformarse con una situación que no nos hace felices, hay que buscar y buscar lo que nos apasiona hasta encontrarlo, no quedarnos quietos, hay muchas personas que pueden ayudarnos e inspirarnos. Hay que salir a buscar…”

Gracias Natalia por haber compartido tu búsqueda con Glimar y por tan inspiradora historia! Los invitamos a todos a conocer su espacio en Facebook: Aloha tienda & café.

¡Hasta la próxima!