Ser pacientes frente al cambio

Ser pacientes frente al cambio

Vivimos acostumbrados a correr, a convivir con fechas límites, a tener todo “YA”. Por eso cuando nos encontramos frente a un proceso de cambio que implica frenar y meditar una decisión, aparecen la frustración y la ansiedad como resultado de esa vida frenética a la que estamos habituados. 

Permitirse no saber

Permitirse no saber

No todos tenemos en claro cómo sería nuestro trabajo ideal, no siempre estamos convencidos de qué es lo que nos apasiona. Y está bien. Lo importante es darse tiempo y permitirse no saber. 

Nuestra relación con el dinero y el consumo

Nuestra relación con el dinero y el consumo

Uno de los mayores miedos al que nos enfrentamos a la hora de iniciar un proyecto laboral propio tiene que ver con el dinero: ¿los ingresos me van a alcanzar? ¿cuánto necesito ganar? ¿cómo voy a hacer para vivir sin un sueldo fijo? Estas preguntas llevan a un replanteo más profundo, que tiene que ver con nuestra relación con el dinero y con el consumo.

Tiempo, planificación y acción

Tiempo, planificación y acción

El tiempo es algo que trabajamos mucho en Glimar, porque en una etapa de transición, como puede ser un cambio laboral, es un factor clave. Y la manera en que percibamos ese tiempo siempre tiene relación con el papel que nosotros adoptemos en esa transición.

Glimar: Celebrar el cambio

Glimar: Celebrar el cambio

Hoy Glimar se renueva después de todo lo aprendido: el vínculo con el trabajo excede la profesión, el modelo de contratación, el puesto. Lo que realmente se pone en juego es el deseo, el ciclo de vida, la emocionalidad, el crecimiento, el seguir buscando. Elegir mejor siempre es un camino de amor, incluso si hablamos de trabajo.